Beneficios de implementar actividades de manualidades para niños

Por Lizette Weber

Creadora y compositora de Ludi el pirata®

LinkedIn: Lizette Weber

www.ludielpirata.com

 

Una de las principales formas para desarrollar la creatividad en los niños es poner en práctica actividades manuales, esto les permite relajarse, jugar, imaginar y sobre todo: CREAR.

Las manualidades tienen grandes beneficios tanto físicos como emocionales que permiten a los niños crecer con habilidades que les ayudarán a encontrar soluciones a problemáticas que se les presenten durante su vida, a expresar emociones, a ser más analíticos, perseverantes; estudios afirman que refuerzan el desarrollo de su psicomotricidad fina, aumenta su coordinación y concentración; y lo más increíble es que es una actividad en la cual padres e hijos pueden convivir, comunicarse y fortalecer  vínculos.

Una de las formas ideales para inspirar a que niños se concentren al hacer manualidades es a través de la música, se recomienda que hagan manualidades escuchando alguna melodía; puede ser desde música clásica hasta música muy movida. Esto se debe a que la música tiende a estimular la memoria y el razonamiento; por lo tanto les ayudará a elevar su concentración para inspirarlos a crear, imaginar y desarrollar cualquier arte o manualidad de manera exitosa.

Los contenidos de Ludi el pirata promueven manualidades para niños, por lo que compartimos con ustedes el video “Crea sí”, dirigido a crear divertidos artículos con los que los niños aprenderán y además podrán jugar.

Aprendan en familia a crear una campana y diviértanse como niños; para realizar esta manualidad podrás usar material reciclado, revisa los materiales que vas a necesitar: 

 

manualidades para niños

-Papel aluminio

-Tubo de cartón de papel higiénico

-Un vaso de papel

-1 limpiapipas de cualquier color

-Cascabel mediano

-Marcador

-Lápiz con punta afilada

-Pegamento



Procedimiento:

  1. Forra el vaso de papel con el papel aluminio.
  2. Con el marcador, dibuja dos pequeños puntos en el centro de la base del vaso de papel.

Debe haber una distancia de por lo menos un centímetro entre cada uno de ellos.

  1. Con el lápiz, con mucho cuidado, haz dos pequeños orificios en los puntos que marcaste.
  2. Con el marcador, dibuja dos pequeños puntos en medio de uno de los costados del tubo

de cartón de papel higiénico. Deja también una distancia de un centímetro, por lo menos.

  1. En la cara opuesta del tubo de cartón, dibuja otros dos puntos: estos deben quedar en el

extremo opuesto y deben de estar a la misma altura de los que dibujaste en el paso 4.

  1. Con el lápiz, con mucho cuidado, perfora el tubo de cartón en los puntos que marcaste.
  2. Dobla el limpiapipas por la mitad.
  3. Introduce las dos puntas por los dos orificios de una de las caras del tubo de cartón y

sácalos por los orificios de la cara opuesta, así, el limpiapipas pasará por dentro del tubo

de cartón.

  1. Introduce las puntas del limpiapipas a través de los orificios en la base del vaso de papel.
  2. Aplica un poco de pegamento para adherir el tubo de cartón a la base del vaso.
  3. Por dentro del vaso, trenza las dos puntas del limpiapipas para que esto ayude a mantener

unidos el vaso de papel y el tubo de cartón.

  1. Solo en caso de ser necesario, corta el exceso de limpiapipas para que quede dentro del

vaso de papel.

  1. Asegura el cascabel mediano a uno de los extremos del limpiapipas.
  2. ¡Listo! Ya hicimos una campana que sonará a tu propio ritmo.