Impulsemos el desarrollo de la creatividad en los niños

Por Lizette Weber

LinkedIn: Lizette Weber

www.ludielpirata.com

De pronto tendemos a asumir que la creatividad es un talento completamente innato en las niñas y niños; y como si fuera blanco y negro, algunas mamás y papás declaran y etiquetan a sus pequeños en si son o no son creativos. Múltiples estudios revelan que no todas las personas son igual de inteligentes o creativas; muchas veces sus habilidades son distintas y entonces habría que partir de ahí para saber cómo y con quién los comparamos.

La realidad es que la mejor competencia que existe es con uno mismo y poder transmitir ese valor a nuestros hij@s es de gran valor, sin importar la edad, siempre podemos ser mejores y adquirir nuevos aprendizajes. Así que compárate con quien fuiste ayer; verás que esa comparación te dará un extraordinario parámetro. Pero, sin duda, eso requiere un grado de madurez que se adquiere, algunos de manera natural y otros gracias a buenas influencias que los guían y ayudan a enfocarse en lo que es verdaderamente importante y dejar de “gastar tiempo” comparándose con los demás.

En realidad, la creatividad es más una habilidad que un talento, por lo tanto, se puede adquirir y reforzar con diferentes técnicas. La creatividad no se limita a la expresión artística y musical: también es esencial para la ciencia, las matemáticas, la inteligencia social y emocional.

El término creativo implica tener la capacidad de ser más flexible, de adaptarte mejor a diversas situaciones y encontrar soluciones a problemas.

Comparto con ustedes algunas ideas que ayudarán a fomentar la creatividad en tus hij@s:

  1. Bríndales recursos que necesiten para la creación; no tienen que ser objetos y materiales costosos; con una simple caja de cartón, acuarelas o pinturas de dedos pueden hacer casas, transportes, figuras y juguetes inventados y fabricados por ellos mismos. Por favor, asegúrate de que ningún material sea tóxico.
  2. Dales tiempo y espacios completamente seguros: te recomendamos estar cerca de esos espacios; asegúrate que no hayan riesgos como elementos de vidrio o materiales que los puedan lastimar, ventanas bajas, enchufes de electricidad sin cubrir adecuadamente, ni que haya gas o fuego cerca. Lo que sí es clave es entender, aceptar y respetar que los pequeñ@s necesitan tiempo para realizar juegos imaginativos, no estructurados, por ellos mismos y por otros niños; sin tanta estructura ni reglas de adultos.
  3. Puedes asignar una pared especial o poner un pizarrón grande en un área de tu casa en donde puedan pintar con gises con toda libertad.
  4. Recomendamos mucho que asignes un espacio en el piso en donde puedan armar, construir y destruir piezas de materiales y tamaños seguros según su edad.
  5. Dales un espacio y recursos para que se puedan disfrazar y luego, si es que ellos quieren y están dispuestos, a expresarse: puedes ser el mejor público de un original y divertido espectáculo producido por tus propios hijos.
  6. A la hora de la cena vale la pena platicar en familia sobre los juegos realizados en el día y fomentar una “lluvia de ideas” en donde todos puedan participar y dar sugerencias para la semana. Los niños aprenden de los padres y los padres de los hij@s. Y sin duda los chiquit@s aprenden a lo grande de sus herman@s y amig@s; y de todo aquel que los rodea.
  7. Motiva a que vean el mundo que tienen a su alrededor; la naturaleza es una fuente de inspiración y entretenimiento muy importante; pueden contemplar las estrellas, regar las plantas, jugar dando nombre a figuras que descubren en las nubes, sentir y gozar del viento al volar un cometa; sentir en sus plantas de los pies diferentes texturas naturales desde pasto, arena, tierra, incluso lodo, siempre y cuando sea un espacio sin peligro de cortarse. Siempre se podrán lavar después e incluso bañar si el cuerpo se ensució un poco de más, pero incluso, el tiempo de baño puede tener su propia magia; acompáñalos, hagan burbujas, escucha cómo cantan y cómo se ven beneficiados de las virtudes tan grandes que da el agua y un baño relajante.