Habilidades y fortalezas que los niños han adquirido en casa durante esta pandemia

Por Lizette Weber

Creadora y compositora de Ludi el pirata®

LinkedIn: Lizette Weber

www.ludielpirata.com

 

Sin duda la pandemia llegó a revolucionar el mundo causando cambios inesperados en todos y llevándonos a tomar acciones diferentes  para seguir adelante con nuestras vidas. Para las familias y niños en especial, de cierta manera ha sido más retadora la situación;  sin embargo muchos han sacado provecho y han logrado desarrollar habilidades y fortalezas que antes no percibían tan claramente.

Los niños hoy en día se han vuelto más empáticos, conscientes y tolerantes, al estudiar desde casa, se dan cuenta que sus padres dividen sus tiempos, sus agendas para lograr ser padres, cuidar de la casa, de la familia y principalmente cuidar de su trabajo para que todo esto sea posible. Entienden y comprenden que así como ellos dedican tiempo a sus clases a distancia, los padres también tienen horarios de trabajo que se tienen que respetar.

Los niños se han vuelto más responsables y proactivos, al no tener a un maestro a su lado se ven obligados a hacerse más autodidactas y autodisciplinados en su proceso de educación académica, anotar, recordar, realizar sus tareas diarias y a hacerse más proactivos en sus actividades de aprendizaje así como sus actividades personales, además de ayudar más en el hogar. 

 

Son niños más autónomos con mayor capacidad de resolución de problemas que pueden ir desde aprender a amarrarse las agujetas o ponerse la ropa del día; cuando  antes esperaban a que papá o mamá lo hiciera, así como resolver alguna situación que se les presente en su vida escolar sin ayuda de los padres o maestros.

Estos momentos de estar en casa también han servido para que  los niños despierten y desarrollen su creatividad, impulsándolos a hacer actividades manuales, ayudando a mamá a realizar algún platillo, ideando nuevos juegos y hasta poniendo  en práctica algún deporte o actividad física en los espacios con los que cuentan.

Otro aspecto que padres e hijos han fortalecido es la comunicación, debido a que ahora pasan más tiempo juntos y aunque todos llevan actividades, horarios y rutinas diferentes;  los momentos que comparten en familia como son la comida y la cena; o pequeños lapsos dedicados a la diversión hacen que sus lazos familiares y de comunicación sean más fuertes de lo que eran antes de la pandemia.

Los niños de ahora han aprendido también que la tecnología sirve no solo para jugar,  sino también para aprender y hasta en las nuevas generaciones podemos ver que los pequeñitos se logran entretener con contenidos digitales que les aporta aprendizaje. Te compartimos algunos ejemplos: https://www.youtube.com/watch?v=rzAOIvt0iR4, https://www.youtube.com/watch?v=d0cSzjU3wLg&t=21s

Como podemos ver, la pandemia nos ha hecho modificar nuestras vidas pero también nos ha ayudado a que los niños y nosotros mismos despertemos y desarrollemos habilidades que creíamos no tener.